Parque Nacional de Uruapan: 5 datos que tienes que saber

Descubre el Parque Nacional Barranca de Cupatitzio en Uruapan. Foto Rafaelalvarezqro Licencia Creative Commons

¿Conoces Uruapan y su Parque Nacional? Cuando podamos viajar de nuevo, recorre nuestro país. Visita Michoacán, pero no solo vayas a Morelia y a Pátzcuaro, los cuales son lugares muy bellos, pero no son los únicos atractivos que ofrece el estado.

Uruapan se localiza a solo 90 minutos de la capital michoacana. Se caracteriza por su clima húmedo y caluroso, que favorece a la vegetación, y porque ahí brota el río Cupatitzio.

Una de las mayores atracciones de la ciudad es una hermosa reserva natural llamada Parque Nacional Barranca del Cupatitzio, que en purépecha significa “río que canta”. La gente lo conoce simplemente como el Parque Nacional de Uruapan. Si quieres conocer más, sigue leyendo.

1. Santuario Natural

El Parque Nacional Barranca del Cupatitzio tiene una extensión de 450 hectáreas. En este lugar viven alrededor de 495 especies de plantas y 213 de animales, convirtiéndolo en uno de los santuarios ecológicos más importantes de nuestro país.

El lugar, donde brota el río Cupatitzio, ofrece una exuberante vegetación, así como hermosas fuentes y cascadas.

2. La leyenda del Parque Nacional de Uruapan

Originalmente, la propiedad era parte de la Quinta Josefina, la cual pertenecía a una familia de hacendados. Durante el gobierno de Lázaro Cárdenas fue adquirida para beneficio del pueblo. Tiempo después, se construyeron caminos, fuentes y áreas comunes.

Los guías del lugar cuentan una leyenda sobre el nacimiento del río. Dicen que el diablo, al ser expulsado del lugar por fray Juan de San Miguel se resbaló, encajando su rodilla en una piedra, lo que provocó que brotara el agua con fuerza. Este sitio, conocido precisamente como La Rodilla del Diablo, es uno de los ramales de la cuenca del río Balsas.

La Rodilla del Diablo. Foto Sachavir Salvador Barrera Licencia Creative Commons
La Rodilla del Diablo. Foto Sachavir Salvador Barrera Licencia Creative Commons

3. Accesos

El Parque de Uruapan está abierto desde 8:00 AM y cierra a las seis de la tarde, pero en estos tiempos de contingencia sanitaria, a causa del Covid-19, los horarios pueden variar.

El acceso cuesta a los turistas $25.00, mientras que los uruapenses pueden entrar gratis mostrando su credencial de elector. Hay dos entradas: una por La Rodilla del Diablo y otra por avenida Fray Juan de San Miguel.

Aunque el clima de Uruapan es caluroso, dentro del parque se siente un poco de frío, así que podrías llevar un suéter ligero. Hay que caminar mucho, por lo que es mejor usar zapatos cómodos o tenis.

Acceso al Parque Nacional de Uruapan de la avenida Fray Juan de San Miguel. Foto Alejandro Linares García Licencia Creative Commons
Acceso al Parque Nacional de Uruapan de la avenida Fray Juan de San Miguel. Foto Alejandro Linares García Licencia Creative Commons

4. Belleza natural

Hay dos tipos de caminos, uno pavimentado y otro empedrado. Desde luego, el empedrado es más bonito, pero tiene muchas escaleras, por lo que es muy complicado para las carreolas o las sillas de ruedas. Una vez tomadas en cuenta todas estas consideraciones, el paseo valdrá mucho la pena.

Además de admirar su exuberante vegetación, podrás conocer sus fosas, así como sus hermosas fuentes y cascadas, algunas tienen nombres tan románticos como Velo de Novia; mientras que otras poseen nombres en purépecha, como Janikua Tzitziki (Flor de lluvia) o Nana Kutzi (La Luna).

Cascada La Camelina. Foto Rafael Alvarez qro Licencia Creativa Commons
Cascada La Camelina. Foto Rafael Alvarez qro Licencia Creativa Commons

5. Servicio

Si tienes hambre, puedes comer algunos de los antojitos que se venden adentro del Parque Nacional de Uruapan o, bien, podrías llevar tu propia comida y disfrutarla en los lugares asignados.

En caso de que se te antoje beber algo fresco, tienes que probar una cebadina, que es una bebida tradicional del estado, elaborada con levadura de cebada, tamarindo, azúcar y carbonato.

Solo hay baños en las entradas, de modo que, si tienes que hacer una escala, hazlo cuando llegues, o tendrás que esperar hasta el final de tu recorrido.

Para concluir el paseo, visita los puestos de artesanías que se encuentran afuera del parque, encontrarás ropa y calzado típico, dulces y hermosos objetos elaborados en madera y cobre.

Si te gustó mucho el lugar y quieres seguir disfrutándolo, puedes hospedarte ahí mismo, en el hotel que se encuentra en la entrada de la Rodilla del Diablo, el cual cuenta con un restaurante de comida internacional.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *